Menu
Blog

Consejos para la búsqueda del vestido de novia ideal

Te has prometido…¡enhorabuena! Este es un momento muy feliz y un gran paso en tu vida…saborea el momento pero no te duermas, este paso tiene una inmediata e irremediable consecuencia: se acaba de iniciar la carrera por encontrar tu vestido perfecto!!

Tres, dos, uno…EMPEZAMOS!

Este es uno de los procesos más importantes en una boda y uno de los elementos que mayor interés genera alrededor de la misma. Para una novia, como protagonista (junto al novio) del enlace…esta es una decisión vital.
Hoy vamos a daros unos cuantos consejos para que apliquéis en la búsqueda de vuestro vestido de novia.

-Este proceso debe empezar como mínimo 6 meses antes de la boda, pero lo recomendable para ir con tiempo son unos 9 meses. Tener en cuenta que puede costaros encontrar el modelo adecuado, así que cuanto más previsoras seáis mucho mejor. Os dará tiempo de hacer más pruebas de vestido si la casa de novias elegida lo permite, y aunque normalmente las marcas de novias más conocidas establecen 3 pruebas de vestido como máximo, los modistos o firmas más prestigiosas pueden ofreceros una atención más personalizada. También depende de si os confeccionan el vestido (que requerirá más pruebas) o simplemente tienen que ajustar ancho y bajos.

-Si tenéis muy claro vuestro estilo, es una muy buena opción a considerar que cojáis algunas referencias en revistas de novias y lo llevéis a un/a modisto/a para que os lo confeccione a vuestro gusto. Un vestido único para una novia única. Esta suele ser una fórmula flexible que dará como resultado un diseño muy especial y que puede ser tan costosa como prestigioso sea el modisto o selectiva según la tela seleccionada para la confección del vestido.

-Si estáis totalmente perdidas, lo mejor es que hagáis una lista con unas 6 casas de modas de vuestra ciudad o conseguir una cita con algún diseñador que os guste para ver también que os ofrece. Estos últimos nos darán un plus de exclusividad.

-Os recomendamos que cojáis las citas en estas casas de novias una cada dos semanas como mínimo, ya que podéis acabar con la cabeza como un bombo con tanto vestido de novia y os perderéis entre mil estilos. Es mejor asimilar lo que has probado y analizarlo días después, evitando emborracharnos entre telas y tules.

-Otro consejo importante es saber rodearte bien para este proceso. Las personas imprescindibles que deben acompañarte a todas las citas son tu madre y tu mejor amiga. La hermana también es un básico. No es recomendable que llevemos a más de 3 personas ya que cada una tiene una opinión y nos liarán y nos pondrán más nerviosas. No queremos un gallinero en un cuartito de 5 metros cuadrados en el que el mayor espacio lo ocupa un vestido. No nos engañemos, vuestra abuela o la tía de pueblo poco podrá ayudaros en cuanto a esta elección, ellas siempre os verán guapas y la mayoría no tienen el gusto bodil muy actualizado. Si os hace ilusión que vuestra abuela o suegra os vea antes de la boda (nosotras somos partidarias de guardar el secreto del vestido…) las invitáis a la segunda o tercera prueba, cuando ya tengáis vuestro vestido elegido. Ser prácticas y elegir a gente de confianza y con flexibilidad para amoldarse a vuestra agenda de citas bodiles.

-Cuando vayáis a ver al diseñador o casa de novias, os ofrecerán probaros entre 3 y 6 vestidos, no más! El porqué es para evitar la borrachera que antes comentabamos…La idea es que miréis el catálogo o la colección y escogáis los que creáis que más os van a funcionar. Es muy importante escuchar a la diseñadora o responsable ya que ella conoce los vestidos mejor que nadie y sabe cuales vistos no llaman la atención y puestos son una maravilla. Nunca rechacéis uno de estos consejos, serán muy útiles sobre todo si no tenéis claro el estilo.

-Nunca digáis que no a probaros un vestido. Son 5 minutos y quizás ese era tu vestido y nunca lo sabrás. A no ser que el patrón del modelo claramente juegue en contra de tus formas, cosa que no ocurrirá si estás en manos de profesionales! Por ejemplo, que seas ancha de arriba o tengas mucho pecho y te ofrezcan un palabra de honor. Siempre te ofrecerán los cortes que mejor te sienten según tu figura.

-Si después de visitar esas casas de novias sigues sin encontrar tu vestido, no te agobies. Tu vestido es único para ti, así que tarde o temprano os encontraréis. Pregunta a amigas tuyas que se hayan casado o conocidas, quizás ellas puedan darte el nombre de alguna diseñadora o diseñador menos conocido que acierte con tu vestido. Si no, como os comentábamos antes, dale los patrones y las pautas y te lo confeccionarán a tu gusto.

-Cuando salgáis de las citas, ir a tomar un café con tu madre y tu amiga o hermana. Podéis comentar todos los vestidos y entre todas podréis sacar más ideas, ver lo que funciona y lo que no y poco a poco ir descubriendo tu gusto. No hay nadie más sincero que tu madre y tu hermana/amiga. Si te queda mal te lo dirán, y si creen que no es tu vestido también. Podrán aconsejarte, pero ten claro que TÚ eres la que debe tomar la decisión y debes estar segura de que es ese. Tendrás que sentirte cómoda, a gusto y la más guapa. Entonces será cuando lo tendrás claro y sabrás que lo has encontrado!

-Si creéis que habéis encontrado el vestido definitivo, para aseguraros, seguir mirando otros vestidos y otras marcas. Eso os ayudará a cercioraros de que es “vuestro” vestido ideal o os hará tener dudas, cosa importante ya que os daréis cuenta de que tenéis que seguir buscando porqué ese vestido no os lo da todo.

-Cuando os interese un vestido, cuando os despidáis, le preguntáis a la persona cual es el precio y ella amablemente te lo escribirá en una tarjeta. Si existe alguna posibilidad de descuento o de que te hagan un precio especial no dudéis que os lo hará saber. En las casas de moda no funciona lo de “¿si me llevo el velo me regalas los guantes?”. Chicas, os ofrecerán las facilidades de pago posibles…no regateeis, ¡¡no es un mercadillo de domingo!! 😉

-Cuando por fin tengais vuestro vestido, es el momento de elegir los complementos. Lo primero será el corsé y los zapatos, para que así puedan ajustar el ancho y el bajo del vestido tal y como lo llevaréis en el gran día. Después buscaréis el velo que mejor te siente y pegue con el estilo del vestido, así como broches, guantes, joyas, etc… que lo dejaremos para lo último. Si contáis con una estilista para vuestro gran día, es importante que la invitéis a una de las pruebas del vestido, para que ella pueda ir viendo el estilo y pensar el tipo de peinado y maquillaje que elegirá. De esta manera podrá darte nuevas ideas que quizás tu no contemplabas.

-Sobretodo es importante que la última prueba la hagas un día o dos antes de la boda, para que puedan ajustártelo al máximo si te has engordado o adelgazado, y si hay algo que corregir puedan tener un margen de un día de emergencia para solucionarlo. Nunca os vayáis de la casa de novias sin probaros el vestido. Puede haber pasado cualquier cosa y tienes que asegurarte que cuando te lo llevas de allí está en perfecto estado.

-Es importante mantenerse un poco en el peso durante los meses previos. No es bueno engordar pero tampoco adelgazar, ya que costará mucho más que te ajusten el vestido si cada vez tienen que ponerte tela o quitarte.

Esperamos que estos consejos os sirvan a la que os encontráis en esta apasionante búsqueda, y a las que ya la habéis finalizado seguro que os ha hecho recordar momentos muy bonitos y divertidos. Cuando vuestra madre se emociona al veros con el velo, cuando un vestido de volantes os queda como un repollo y os entra el ataque de risa, cuando alguna se ha tropezado bajando de la especie de pódium en el que os suben… jeje!

Contarnos alguna anécdota de vuestro proceso de búsqueda del vestido! ¿¿Lo teníais claro o disteis vueltas y más vueltas??
Bisous!!

4 Comentarios

  • Patricia
    julio 22, 2010 a las 8:28 am

    Yo me enamoré de dos vestidos al verlos y el segundo era el mío… lo tuve clarísimo desde el primer momento, y aunque no me precipité y fui a mirar otros modelos al final acabé con el!!<br /><br />Muy buenos consejos!! Un beso,<br />Patricia

    Responder
  • marta
    julio 22, 2010 a las 11:43 am

    La verdad es que yo tenía claro que quería algo sin mucho escote y muy sencillo, pero muy de novia. Tuve que eliminar la mayoría, pero lo encontré enseguida. <br />En cualquier caso seguí todos los pasos que habeis marcado y me fue fenomenal…qué bonito fue todo…en fin.<br /><br />Besos besos.<br />Marta.

    Responder
  • MyBigBlind
    julio 22, 2010 a las 1:00 pm

    Consejos geniales y felicidades por este blog! Me encanta… Con unos consejos súper útiles, la mayoría ya guardados en la carpeta de &quot;inspiraciones para un futuro&quot; 😉 y con una lectura muy divertida!<br /><br />Un beso enorme!

    Responder
  • Anonymous
    julio 29, 2010 a las 9:23 am

    Anónimo dijo… <br />Gracias x vuestro maravilloso blog!!<br /><br />Confieso que estoy enganchadisima, no pasa un día en que no entre xa leer o releer vuestras propuestas!!<br /><br />En cuanto a los consejos que indicais para la elección del vestido, me parecen acertadísimos a pesar de que en este caso me dejé llevar por un flechazo puro y duro.<br />Lo sé, estoy como una cabra(normalmente no

    Responder

Responder a marta Cancelar Respuesta